¿Qué es Raw? Guía definitiva sobre disparar en Raw

Dispara en Raw, olvida el jpg, asegúrate que tienes configurado el disparo en Raw, el Raw es el negativo digital, te digo que si no disparas en Raw el hombre del saco saldrá de la tapa de las baterías para secuestrarte!

¿Te suena no? Lo escuchas constantemente en cualquier círculo o blog de fotografía cuando estás empezando en el mundo de las cámaras réflex digitales, pero por qué ¿qué beneficios tiene disparar en Raw vs Jpeg?

No hay semana que no me llegue un correo diciéndome que han configurado el disparo en Raw y que las fotos salen fatal, sin apenas color, poco contraste, hasta casi desenfocadas… Ese es el problema, se le dice a la gente que dispare en Raw a la ligera pero no se explica que para hacer fotos en Raw es necesario saber editar posteriormente las fotografías en el ordenador.

Siempre intento que la gente entienda que cuando se compran una cámara réflex, seguramente sus fotos “empeoren” si no están dispuestos a aprender unos mínimos de revelado digital en Lightroom o en algún software parecido.

Personalmente siempre disparo en Raw, siendo consciente del trabajo que hay detrás por pequeño que sea. Las fotos del día a día o fotos que no merece la pena editar, las hago directamente con el móvil.

Lo mejor es que leas el artículo y decidas por tí mismo qué es lo que más te conviene conociendo los pros y contras de disparar en raw.

Si no te apetece leer todo el artículo, este gif de un archivo RAW entrando en una fiesta JPEG resume todo el post:

jpg vs archivo raw

 

 

¿Qué es el formato Raw en fotografía?

 

Los archivos Raw son aquellos que conservan todos los datos de la escena que registra la cámara.

Cuando se abre el obturador y deja pasar la luz, ésta se registra como una señal de 12 a 14 bits dependiendo de la cámara. Las que son capaces de registrar 14 bits pueden representar 16384 tonos o niveles de brillo por cada píxel. Si en cambio tienes configurada la cámara para que guarde las fotografías en JPEG, cada píxel puede contener hasta 256 tonos diferentes

Como realmente todas las cámaras disparan en Raw, solo que convierten la imagen automáticamente a Jpeg y le asignan unos valores de contraste, brillo, saturación o enfoque, los 14 bits que captan quedarían comprimidos y reducidos a 8 bits, una auténtica pérdida de información ¿no crees? Yo al menos prefiero tener 16384 tonos o niveles de brillo para elegir y trabajar, que conformarme con solo 256.

Dado que la información no se comprime en el archivo Raw, conseguiremos imágenes de mayor calidad y tendremos mucha más flexibilidad a la hora de editar la fotografía posteriormente en casa.

Poder recuperar las luces (dentro de unos márgenes), iluminar las zonas en sombra, elegir la temperatura de color deseada sin perder calidad, contrastar la imagen, etc. Modificar todos estos factores en un archivo Jpeg sería perder más calidad aún, por lo que disparar en Jpeg nos “ata las manos” en el revelado digital.

Actualmente la gran mayoría de cámaras réflex, compactas o sin espejo cuentan con esta opción, por lo que es recomendable que busques en las especificaciones de tu cámara si acepta este tipo de archivos y lo configures para empezar a disparar en Raw desde ya.

Debes saber que aunque tengas configurada la cámara para que guarde el archivo en Raw, los ajustes de la cámara como el balance de blancos y estilos de imagen (nitidez, contraste, saturación) se guardarán en una etiqueta. Esta etiqueta funciona como un post it que acompaña al Raw para que el programa de revelado los tenga en cuenta si tú quieres.

Solo los programas oficiales como el Canon DPP o el Nikon Capture NX aplican los estilos de imagen al Raw. Otros software de revelado como Lightroom solo aplican el balance de blancos.

Realmente lo que nos puede llegar a interesar es que guarde el balance de blancos, aún así no hay problema, y personalmente prefiero ajustarlo yo mismo en casa. En el caso del archivo Jpeg aplica los valores automáticamente y no es posible cambiarlos por culpa del algoritmo de compresión que usan, un algoritmo “con pérdida”.

Revelado en Raw

Fíjate en este ejemplo, la imagen de la izquierda es tal cual salió de la cámara, en Raw, la fotografía de la derecha es el resultado después del revelado.

Si una persona que está empezando en fotografía digital lee que tiene que disparar en Raw, pero nadie le dice que tiene que aprender a editar esa fotografía con software fotográfico, todas sus imágenes serán como la de la izquierda. Imagina su decepción cuando llega a casa y ve que sus fotografías ocupan el triple de memoria y se ven mucho peor que cuando disparaba en Jpeg.

qué es raw en fotografía

 

Hay que usar el Raw sí, pero también hay que dedicarle tiempo a aprender a revelar. Pueden ser dos minutos ajustando contraste, brillo, enfoque y color, u horas utilizando el pincel de ajustes locales y múltiples exposiciones.

¿Se podría conseguir el mismo resultado disparando en Jpeg?

Por supuesto que sí, pero ya puedes haber hecho bien los deberes durante la toma, exponiendo perfectamente, ajustando el balance de blancos y teniendo configurado un estilo de imagen acorde a tus gustos, si no, vas a tirarte de los pelos…

 

Beneficios de disparar en Raw

Consigue mayor calidad de imagen.

Disparar en Raw es otro de los factores que afecta a la calidad de imagen, además de muchos otros como el tamaño del sensor, la óptica o tu medición de la luz.

Disparando en Jpeg dejas a la cámara que haga su interpretación de la escena y la procese, comprimiéndola y aplicando los valores que estén configurados en cuanto al contraste, la nitidez, brillo, saturación, etc.

En el caso del Raw, decidirás esos valores posteriormente en el revelado, pudiendo elegir tranquilamente lo que más se adapte a cada fotografía.

[Tweet “Cuidado, si no disparas en Raw el hombre del saco saldrá de la tapa de las baterías para secuestrarte!”]

Capta muchos más niveles de brillo

Los niveles de brillo son el número de pasos que hay del negro puro al blanco en una imagen. Cuantos más pasos tenga una fotografía registrados, más suave será la transición de un tono a otro.

El Jpeg registra 256 niveles de brillo mientras que el Raw registra entre 4.096 y 16.384 niveles, casi nada.

Corregir fácilmente imágenes mal expuestas

En un archivo Raw podrás corregir imágenes subexpuestas o sobreexpuestas fácilmente. ¿Cuántas veces has comprobado a casa que las fotos no sirven porque te han quedado oscuras o te has pasado con la luz?

Si has disparado en Raw tienes grandes posibilidades de solucionarlo, pero si lo hiciste en Jpeg creo que no va a tener fácil solución. Cuántas fotos importantes se habrán perdido por no haberlas hecho en Raw…

Evita la posterización

Uno de los efectos de la pérdida de calidad de un Jpeg, es la posterización o ” efecto peine“, lo puedes apreciar en su histograma.

En el histograma de la izquierda vemos como la curva es uniforme, es la original de la foto en Jpeg. En el histograma de la derecha al intentar recuperar las luces, el archivo no tiene la información suficiente para rellenar los tonos o niveles de brillo nuevos, por lo que “escalona” el histograma y da lugar a la posterización.

ventajas de disparar en raw

Recuerda que con este formato raw, tienes 64 veces más densidad de información tonal guardada, que podrás recuperar cuando sea necesario sin perder drásticamente la calidad del archivo como ha ocurrido en este caso con el formato JPEG.

Ajustar el balance de blancos con un archivo Raw

Cuando disparas en Jpeg, el balance de blancos y resto de valores configurados se aplican automáticamente a la imagen sin posibilidad de modificarlos sin pérdidas.

En el archivo Raw el balance de blancos se guardará también, pero podrás modificarlo a tu gusto sin pérdidas de calidad.

Como te dije anteriormente, recuerda que Lightroom sí aplicará el balance de blancos que hayas configurado en la cámara, mientras que el software oficial de tu cámara aplicará también los estilos de imagen como el contraste, nitidez o la saturación.

Aprovecho para recordarte el artículo sobre el balance de blancos y cómo puede cambiar una fotografía cualquiera en algo magnífico ¿merece la pena poder modificarlo a tu gusto en casa no?

Conseguir más detalles en un fotografía

Fotografiar en Raw te permitirá modificar valores en Lightroom u otro tipo de programa de revelado como el enfoque, el ruido o la distorsión de algunas lentes, indispensables para conseguir el mayor detalle de una escena.

Revelado digital por lotes

Una de las opciones que más uso de Adobe Lightroom es el revelado por lotes, lo que hago es editar una fotografía, copiar sus ajustes y pegarlos en todas las fotos que haya realizado en ese período de tiempo y en el mismo lugar, intentando que haya la misma iluminación, por ejemplo:

Estás fotografiando el banquete de una boda en el exterior, imagina que dura una hora, pues a todas las fotografías que haga durante esa hora, le pego los ajustes que he copiado, así no tengo que ir editando una a una.

Si hiciese esto en Jpg, habría zonas oscuras que puede que se aclaren al pegar los ajustes, con el riesgo de posterización y ruido.

Desventajas de disparar en Raw y ventajas del Jpeg

  • El archivo Raw hay que editarlo posteriormente en el ordenador, ya que es un archivo “plano”, tendrás que aplicar el contraste, saturación, brillo, etc. Aunque para mí no sea un problema sino una ventaja, puede que haya gente que no quiera molestarse en editar fotos en el ordenador. Aún así, te recomiendo configurar el disparo Raw + Jpeg por si algún día cambias de opinión. Este modo te generará dos archivos, un negativo digital (RAW) y el Jpeg, listo para usarse.
  • El archivo Jpeg es mucho más rápido, ya que se aplican los estilos de imágenes y valores configurados en la cámara. Es recomendable para trabajos en los que no haya tiempo para la edición como podría ser el fotoperiodismo. El fotoperiodista en muchos momentos necesita enviar las fotografías en tiempo real al medio donde vayan a publicarse.
  • El archivo Jpeg ocupa mucho menos espacio que el Raw, pero actualmente el espacio no es excusa. Las tarjetas de memoria o discos duros tienen un precio muy decente.
  • Una fotografía en JPG se guarda lista para imprimir o ver en un monitor sin necesidad de postprocesado, el RAW no.
  • Los archivos Jpeg se pueden abrir desde cualquier software de imagen, mientras que para el formato Raw necesitarás un software específico (tampoco es excusa porque se consigue fácilmente). Visita el artículo 5 programas para editar fotos.

Conclusión

Es realmente difícil encontrar desventajas en el formato Raw, al menos para mí. Me gusta tener el control de mis fotografías por si he cometido algún fallo en la toma y puedo arreglarlo con software de edición o darle algún efecto creativo a la imagen. Los teléfonos móviles que quieran destacar por su cámara, terminarán implementando este tipo de archivos como algo normal. Las cámaras compactas avanzadas o de gama media, ya cuentan con el formato Raw entre sus especificaciones, no tendría sentido que no lo hiciesen.

Para los que hagan fotomontajes como es mi caso, este tipo de trabajos obligan a tener la imagen en archivo Raw, ya que muchas veces hay que modificar la temperatura de color o eliminar sombras para ajustar la fotografía a la iluminación general.

Como te he dicho, la mejor opción si sigues teniendo dudas, es disparar en Raw + Jpeg, estoy seguro que antes o después darás el paso y solo usarás el “negativo digital”.

¿Y a tí, qué te hizo dar el salto al Raw? ¿Qué otras ventajas añadirías al Jpeg?

¿Qué es Raw? Guía definitiva sobre disparar en Raw
Tu voto es importante

Leave a Response